TRAFIGURA impulsa la extracción de plomo en Cuba

Isbel Díaz Torres

GUARDABOSQUES – En estos últimos años el gobierno cubano ha dado un especial impulso a la minería a cielo abierto en el país, a pesar de ser esta una actividad económica cuyo impacto ambiental es inevitable y de gran profundidad.

El agresivo polo minero de Moa lo hemos referido en otras ocasiones, pero la isla se aventura más allá de la extracción de níquel, y ahora lo intenta con plomo, zinc, y quizás hasta oro, plata y cobre en el futuro.

Castellanos-01Se destaca sobremanera el proyecto EMINCAR —conocido como Polimetálico Castellanos—, ya concluido y que comenzó a procesar en octubre de 2017, en Minas de Matahambre, Pinar del Río.

trafigura_logoEl proyecto, a un costo de 270 millones de dólares, lo ejecuta la Empresa Minera del Caribe SA, una alianza entre la estatal cubana Geominera (51%) y la transnacional europea Trafigura (49%), con sede en Ámsterdam, quien comprará todo el mineral.

Este inversionista extranjero fue célebre en 2006 cuando, tras varios intentos infructuosos para deshacerse en Europa y Nigeria de una gran carga de residuos tóxicos, los traladó a Costa de Marfil, donde ilegalmente fueron vertidos en trece basureros de Abiyán.

08-17-2016ToxicWasteEllo causó problemas de salud en decenas de miles de personas. En septiembre de 2009, un informe de Naciones Unidas sugirió que había estrechos vínculos entre quince muertes y el vertido de los residuos.

227209_icoast-pollution-environmentEse es el inversionista extranjero que las autoridades cubanas han elegido para explotar los yacimientos en Pinar del Río. Muy pronto traeremos otros escándalos y controversias en que ha estado invlucrada la firma.

Para colmo de males, se prevé que las labores en Castellanos se extiendan por 11 años, pero desde ya la trasnacional tiene planes de expandirse por otros 10 años hacia el cercano yacimiento de Santa Lucía, cercano a la costa norte pinareña, para continuar extrayendo plomo y zinc.

Afectaciones al medioambiente

Directivos cubanos y extranjeros vinculados al proyecto llegaron a afirmar a IPS que será cero el impacto contaminante a la población más cercana, y refirieron “una capa de plástico sobre la presa de cola (con residuos), hermeticidad en las descargas de mineral, y tratamiento y reciclaje de aguas residuales en el proceso”.

Castellanos-02.jpgSin embargo, no es demasiado difícil imaginar el efecto de los explosivos volando los lomeríos pinareños. Para Eusebio Hernández, especialista de Emincar, el área en 2015 “era apenas un monte cercano al mar”: ese es el aprecio de nuestros especialistas hacia los ecosistemas cubanos.

Esa declaración, publicada por el diario Granma, forma parte de un artículo donde, de manera sorprendente, describen al suelo orgánico que deben remover como “miles de toneladas de material estéril”. Incluso, la descripción que hacen (“gruesa capa negruzca”) rebela la fertilidad del área.

Castellanos-03.jpgEusebio declara que “hay un proceso de monitoreo a fin de velar porque no suceda nada que pueda dañar la naturaleza”, sin percatarse que lo que hacen ya está dañando la naturaleza. No se trata solo de “impedir que haya fugas al subsuelo”; sino de no hacer desaparecer el hábitat de especies animales y vegetales, ni afectar la calidad del aire para los habitantes del lugar.

Los mineral extraídos deberán llegar a la costa y ser cargados en barcos en el puerto de Santa Lucía, lo que aumentará la contaminación de la costa por el trasiego de embarcaciones y el llenado de combustible.

Castellanos-04.jpgPero además, toda la infraestructura que se ha construido: circuitos de viales de trabajo y transportación, presa para acoger los residuos, planta procesadora, entre otros, sin contar el equipamiento que han debido usar (gruas de levante, puentes grua, planta, bomba de hormigón, etc.), generan otros impactos.

Un elemento preocupante es que el proyecto de Castellanos trabaja con una tecnología totalmente húmeda, por lo que consume gran cantidad de agua, que traen de la lejana presa Nombre de Dios. Para ello debieron construir dos conductoras de 16 Km cada una.

Estudios realizados en Cuba han señalado como principales impactos de nuestra minería a cielo abierto:

IMPACTOS AMBIENTALES SOBRE EL MEDIO FÍSICO

Castellanos-05.jpg

  • Emisión de polvo a la atmósfera
  • Emisión de gases a la atmósfera
  • Emisiones de ruidos (Emisiones continuas y variables de ruido, Emisiones de ruido de alta intensidad)
  • Alteración de la calidad de las aguas por deposición de sólidos
  • Contaminación de acuíferos locales por residuales líquidos
  • Alteración de las formas del relieve y composición del suelo
  • Aumento de los procesos erosivos

IMPACTOS AMBIENTALES AL MEDIO BIÓTICO

  • Remoción de la vegetación y deforestación
  • Pérdida de la biodiversidad

IMPACTOS AMBIENTALES SOBRE EL MEDIO ANTRÓPICO

  • Incremento en el número de accidentes
  • Aumento del número de enfermedades

Castellanos-06.jpgLa prensa nacional, no obstante, se contenta en hacer referencias a la tradición minera de la región y a los empleos que ahora se generan, apoyando ese paradigma desarrollista tan cercano al gobierno en la isla.

Ninguna resistencia popular habrá de esperarse de los habitantes de Minas de Matahambres, por décadas olvidados en las estrategias de desarrollo, que ahora miran con desinformado candor y ansias de consumo, el dulce ruido de los caminones levantando polvo frente a sus bohíos.

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: