Ómnibus eléctricos en La Habana

Jancel Moreno

GUARDABOSQUES – A inicios de año se conoció la entrada al país de nuevos ómnibus con el fin de aliviar el problema de la transportación en la capital cubana.

Un contrato con la empresa china Youtong permitió adquirir un lote de ómnibus híbridos (eléctricos-diesel) tipo E2, que sin dudas son un verdadero alivio, no solo para el transporte en la urbe, sino además para el medio ambiente.

bondiLos 39 ómnibus que actualmente recorren por las calles de La Habana son híbridos, pues poseen un motor eléctrico alimentado principalmente por baterías de diferentes tipos, y un sistema de apoyo convencional (motor de combustión interna), lo que brinda mayor seguridad en caso de agotamiento de las reservas energéticas.

Estas guaguas se encuentran en la terminal de Palatino, del municipio capitalino Cerro, pues fue allí donde se experimentó con el primero de su tipo en Cuba (ómnibus totalmente eléctrico). Ya los trabajadores de esta base poseen la capacitación adecuada para su manejo.

onmibus-electricos2

Cubren las rutas A27 (antes 27), A20 (antes 20), A14 (antes 114), A81 (antes 202), A13, A51 (antes 38), A97 (antes 9). Fotos Jancel Moreno.

La implementación de esta modalidad de transporte ha sido bien recibida por los capitalinos, quienes aseguran “son más cómodas, casi ni se sienten” e incluso algunos afirman “parece que voy volando, yo creo que es una buena idea para el futuro”.

La medida tomada por la Empresa Provincial de Transporte La Habana se inserta dentro de la Tarea Vida, que intenta disminuir las afectaciones al medio ambiente en la isla.

Su principal ventaja es que estos disminuyen la emisión de gases tóxicos a la atmosfera, y al mismo tiempo permiten un ahorro en el uso de combustibles fósiles.

De acuerdo con datos ofrecidos por Youtong, estos ómnibus cuentan con 35 asientos, una capacidad de batería de 285 Kilowat/hora (kWh) lo que le permitiría recorrer entre 250 y 300 kilómetros. Su consumo medio sería de unos 0.84 KWh/km y alcanzan una velocidad de 65Km/h.

Al entrar en la islalos vehículos sufrieron modificaciones debido a que funcionaban con 300 Volts, mientras que en Cuba se trabaja con 110, 220 o 440 volts.

Pero ¿qué ventajas y que desventajas posee este modelo de autobuses?

  • Coste de consumo inferior; uno de los costos más elevados en una empresa de transporte es el combustible. Un autobús convencional consume grandes cantidades de combustible como gasolina. Por su parte, la electricidad resulta un combustible más económico.
  • Un espacio mejor distribuido; los motores eléctricos ocupan menos espacio e incluso son más versátiles que los habituales. De este modo se puede lograr un mejor aprovechamiento del espacio y generar más confort.
  • Menor contaminación atmosférica, como ya comentábamos, esta variante del transporte constituye un alivio en la emisión de gases a la atmosfera.
  • No producen ruido, lo cual es un tremendo alivio para la contaminación acústica de nuestra ciudad. Un autobús convencional provoca una serie de ruidos debido a su motor, mientras que en los eléctricos estos son muy bajos, y solo podría molestar el claxon.
  • Logran convertir entre el 60 y 90% de su energía en energía mecánica, y por lo tanto en movimiento. Sin embargo, los autos de combustión interna, sólo llegan a estar entre un 15 y 20% de conversión.
  • Necesitan muy poco mantenimiento para su funcionamiento óptimo.

onmibus-electricos3.jpgPero no todo es bueno; veamos:

  • Poseen, un mayor precio en el mercado internacional en comparación con el resto de autobuses, por lo que resulta difícil su adquisición y más aún para nuestro país.
  • Poca potencia. Normalmente se espera que un autobús sea muy potente, puesto que hablamos de un vehículo muy pesado y destinado a transportar un elevado número de personas. El autobús eléctrico, aunque genera una potencia eléctrica suficiente, aun no se puede comparar con los convencionales.
  • Necesitan de un largo tiempo para la recarga de las baterías. Una de las principales ventajas de un motor convencional es su poco tiempo para la recarga con combustible. En cuestión de minutos el deposito queda totalmente lleno. Mientras, el autobús eléctrico necesita varias horas para cargar totalmente sus baterías.
  • En general, estos autobuses poseen menor autonomía, sobre todo para largos viajes. En el mundo se continúa avanzando en perfeccionar este detalle.

Aunque es una realidad que estos ómnibus aun requieren de la quema de combustibles fósiles para su construcción y funcionamiento con electricidad, sí representan una disminución sobre la emisión de gases y además al ruido causado por los ómnibus convencionales.

Se debe continuar trabajando para la implementación de nuevas iniciativas que busquen fomentar este tipo de transportación en un futuro en la isla, además de nuevas opciones para continuar disminuyendo las afectaciones al medio del que somos parte.

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: