¿Quién liberó a Ariel Ruiz Urquiola?


Isbel Díaz Torres

GUARDABOSQUES – Como ya muchos comentan, Ariel Ruiz Urquiola fue puesto en libertad la tarde de ayer 2 de julio. Una llamada de Omara, su hermana, y del colega Oscar Casanella, me trajo la noticia que realmente dudaba recibir tan rápido: Ariel está libre!

Desconocemos los detalles del asunto, que de seguro Ariel y su hermana podrán a la luz pública una vez se aclare todo. Recordemos que Ariel debe recuperarse de un prolongado ayuno, que afectó su cuerpo de manera drástica; aunque por suerte su cerebro se mantuvo funcionando con toda claridad todo este tiempo.

Y yo me pregunto ¿cómo se logró este resultado, aún si se tratara de una “licencia extrapenal”?

¿Fue la campaña de solidaridad sistemática, descentralizada y generalizada en las redes sociales? ¿Fueron las demandas legales para una revisión del caso interpuestas ante diversas instancias legales en Cuba? ¿Fue la Carta Pública firmada por 168 personas de dentro y fuera de Cuba, y entregadas personalmente a todos los niveles? ¿Fueron las campañas en Change.org? ¿Fueron las grabaciones de audio y video de Ariel rebelando la verdad de toda esta manipulación? ¿Fue la intercesión de la iglesia? ¿Fueron las sorpresivas declaraciones de reconocidos artistas cubanos? ¿Fueron las reclamaciones desde la OEA o el Departamente de Estado de los EE.UU.? ¿Fue el ruego espiritual realizado por teatristas en un edificio en ruinas de la Habana Vieja? ¿Fueron los exhaustivos reportajes de medios alternativos de prensa en la isla (OnCuba, El Toque, El Estornudo, Havana Times, y otros…? ¿Fueron los posicionamientos de comunidades científicas internacionales? ¿Fue la oportuna demanda de Amnistía Internacional? ¿Fueron la perseverancia y la temeridad de Ariel al no cejar en su justo reclamo?

No creo que lo sepamos a cabalidad nunca. El accionar del gobierno cubano ha demostrado que la legalidad en la isla es para ellos un puro trámite formal que a veces se animan a ensayar. Si quieren condenar: condenan más allá de todo sentido común, más allá de todo elemento probatorio. Si, por el contrario, quieren liberar, pues lo hacen más allá de cualquier proceso penal, por encima de cualquier tribunal.

De modo que sospecho nunca dirán la verdadera razón de su decisión, lo cual abre el terreno para politólogos, cubanólogos, y analistas de mayor y de menor puntería; quienes arriesgarán sus teorías sobre el tema. A veces me parece que olvidan que para desentrañar y entender un sistema, primero debe existir ese sistema; algo de lo que no estoy muy seguro exista en el caso cubano.

También debemos contar con que no sabemos qué tiempo se mantendrá esta “puesta en libertad”, y si se darán garantías de irreversibilidad e incondicionalidad.

Si me preguntaran, me parece que todas las acciones y posturas, en mayor o menor grado, conllevaron a la liberación de Ariel. Así, fue posible que científicos y artistas que nunca se habían pronunciado sobre temáticas políticas (al menos de manera pública), lo hicieran esta vez. También el silencio de muchxs se hizo patente, y dejó claro hasta dónde el oportunismo, la conveniencia, o el simple miedo, paralizan a cubanos y cubanas.

También fue posible que un objetivo humanitario se colocara por encima de agendas políticas personales y/o grupales muy bien definidas, generando más de un debate en ámbitos de la izquierda, sobre todo.

La cabeza dura de Ariel ha removido una parte de la sociedad cubana. Al menos, a la más conectada. Las personas debieron decidir si dar o no dar un like en Facebook, si compartir o no un mensaje, si colocarse o no un marco de LIBERTAD PARA ARIEL en su foto de perfil. Gracias, Ariel.

Para cualquiera que no conozca a Cuba, esto serían tonterías; pero quienes estamos acá bien sabemos el costo que enfrentamos. Sobre todo cuando descubrimos que el caso de Ariel no es un raro caso aislado y extraordinario, sino el día a día de gente de diversos signos políticos, que deben lidiar con una intolerancia y una fobia a la diversidad de pensamiento propias de la década del 70.

Quedamos entonces a la espera de nuevas noticias. Ojalá Ariel esté pronto con nosotros, y podamos hacer un balance de esta terrible experiencia. Ojalá podamos debatir, incluso desde posturas ideológicas antagónicas, las mejores vías para la participación directa de las personas en la construcción de sus destinos. Pero sobre todo, ojalá que Ariel pueda continuar haciendo la ciencia que sabe hacer, donde escogió hacerla: en la punta de una loma en el campo cubano.

Felicidades Ariel. Felicidades Omara. ¡Y felicidades pa nosotras también!

Nadie libera a nadie

Nadie se libera solo

Todos nos liberamos entre todos

Un comentario

  • El caso Ariel llega en el momento más importante para la nación. Que es la creación de una nueva Constitución que permita la armonía de todos los cubanos y la sostenibilidad de la nación. Viene detrás de un trágico accidente, pero también viene en el contexto del lanzamiento de una iniciativa legislativa hecha por un ingeniero cubano de a pie con un proyecto de Constitución Cuba 2018 basado en el Desarrollo Sostenible. Es la contraoferta del pueblo, con los intereses representados de todos los ciudadanos y no con una propuesta de reforma oficialista que no mira las necesidades reales de todos los cubanos. Con toda probabilidad una Constitución que no estudia ni debate antes de redactar es una propuesta que solo privilegia a un grupito ínfimo e intenta perpetuar posiciones a costa del ciudadano.
    Aquí tienen el proyecto:
    http://constitucioncubasostenibilismo.blogspot.com/2018/03/constitucion-cuba-sostenibilismo-pdf.html
    Quiero yo ver ya a los periodistas cubanos escribir del proyecto y redimir el oficio de periodismo del pueblo y para el pueblo cubano. Vergonzoso fue para mi la respuesta en la UPEC por un vicepresidente de que él no tenia Facultad para publicar en ningún lugar. Ese día por poco pierdo la paciencia por indignación. Me dijo y quien tú eres? Yo cubano. ¿Y por qué haces esto? Porque sólo hay que tener dos ojos para darse cuenta que la situación es insostenible y requiere de una solución lógica. Me dijo hazte un blog. Si un médico le contestara igual al paciente. Hazte una cura tu mismo, automedicate, busca en un blog!
    Cada cual tiene que poner de su parte para que la sociedad avance y podamos buscar con cabeza fría una solución sostenible con todos y para el bien de todos! Un abrazo, Javier

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.