Peligro ecologista y negligencias en El Vedado


Lynn Cruz

Cuando el país aún no ha salido de las cuantiosas pérdidas ocurridas durante el paso del huracán Irma, las autoridades forestales, así como miembros de Planificación Física de La Habana, contribuyen al deterioro ambientalista y urbanístico de la localidad de El Vedado.

En la mañana de hoy, cuando transitábamos por la calle 19, varios árboles talados fueron recogidos por camiones de la Empresa de Áreas Verdes.

La localidad capitalina tiene como parte de su diseño original la presencia de los ficus. Pero poco a poco se han ido extinguiendo por el abandono que han sufrido por parte de las autoridades,

Las decisiones de talarlos muchas veces provienen de la propia Empresa Áreas Verdes, otras, de los vecinos quienes no tienen los recursos para realizarles la poda requerida y a quienes con el tiempo las raíces les han levantado el frente de sus casas.

Sin embargo, esos árboles coexisten de manera armoniosa dentro de un entramado urbanístico, que con el tiempo se desdibuja. Los ficus han sido sustituidos por palmeras, u otras plantas que ni siquiera dan sombra, además del caos visual que provoca.

Casa de la Calle 13 donde se encuentran los árboles con amenaza de tala.

Por otra parte, en la cuadra donde habito, en la Calle 13 entre 4 y 6 de El Vedado, desde hace casi un año comenzó la transformación de una vivienda con la finalidad de convertirla en edificio. Según han indagado mis vecinos, será destinado a dirigentes del turismo.

Recuerdo que la obra comenzó cuando se estaban construyendo bohíos para los damnificados del Irma, además no estaban a la venta materiales de construcción. Desde entonces se fabrica sin parar y sin que escasee el cemento, la arena, y todo lo que se necesite para concretar el proyecto priorizado.

Entre las reformas realizadas está la construcción de un muro, que se extiende desde la cerca del frente de la casa y continúa paralelo a otra pared que bordea todo el inmueble.

Ayer, una decisión absurda llamó mi atención. Uno de los obreros rompió con una mandarria una parte del muro concluido hace unas semanas. Se rumorea que lo derrumbarán completo. (Ver el video)

Según narró otro de mis vecinos, ahora decidieron realizar una segunda entrada de garaje. Para ello además talarán los dos ficus que se encuentran en el frente de la casa.

O sea, el Estado autorizará la tala de dos árboles que constituyen hoy el pulmón de la cuadra, pues los demás, han sido eliminados también.

¿Quiénes son los responsables de la decisión de construir un muro que después derrumban?

¿Cómo justificarán esas negligencias con el manejo de los fondos públicos, mientras se agudizan los males sociales y la falta de atención, seguridad, a personas que lo necesitan?

¿De qué forma un inspector podrá multar a un vecino que altere su fachada si el Estado no da el ejemplo?

No obstante, un grupo de vecinos están enviando cartas a distintas instancias urbanísticas, y pelearán por el derecho de los árboles, que permanecen allí desde antes de que nacieran los habitantes de la cuadra.

Publicado en Havana Times

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.