fbpx

En medio de la pandemia, otro desastre sanitario azota a la población de Moa

DDC – Una enorme nube de polvo cargada de desechos de metales pesados cayó este fin de semana sobre la ciudad de Moa, próxima a la industria del níquel más grande de Cuba, cuya intensidad provocó la intervención de las autoridades.

El polvo fue arrastrado por el viento desde las presas de colas de la fábrica Ernesto Che Guevara, que debido a la larga sequía están sin agua, exhibiendo su peligroso depósito de contaminantes desechados de los procesos de la industria, indicó el reportero Camilo Velazco Petittón, director de la emisora local La Voz del Níquel, en su muro de Facebook

«Para que se tenga un idea, desde el 30 de marzo a la fecha en Moa solo precipitó un milímetro de agua, provocando la evaporación del espejo de agua de la presa, a lo que se suman los fuertes vientos imperantes en estos momentos de sureste, enviando el polvo a la ciudad», apuntó el reporte.

«Equipos y personal de la fábrica Che Guevara y otras entidades del Grupo Cubaniquel se movilizaron al lugar con camiones volteos y otros equipos mineros, con la tarea de tratar de cubrir la cola negra con mineral de rechazo para minimizar la crítica situación que se ha creado. Turnos de trabajo de 18 horas iniciaron las labores y aunque no es un asunto que se resuelva a corto plazo, salvo que la naturaleza nos envíe lluvia, estos hombres harán su mayor esfuerzo para dar solución a la actual situación», finalizó Velazco Petittón.

Aunque el reporte hizo énfasis en la intervención de las autoridades para mitigar el impacto de la nube de polvo, en el foro de su publicación numerosos habitantes de Moa dejaron duros comentarios.

«Este es el resultado de la no ejecución de los planes medioambientales previstos en los proyectos para el cierre de la presa de colas vieja (…) que fueron sustituidos por problemas de importación. Esto ya ha pasado varias veces y va seguir pasando hasta que no se ejecuten acciones de vegetación y otras diseñadas años atrás», señaló Lázaro Adalberto Lago Pérez.

Yarisel Leyva cuestionó que la situación se debiera a la sequía: «Creo que sabemos todos que esta situación se dio anteriormente el año pasado. Si pasó, ¿por qué seguimos pasando por lo mismo? (…) Sabemos muy bien la contaminación de tierra, agua y aire que hay en nuestro municipio, esto nunca cambiará, siempre es lo mismo, por eso la población de Moa, los que han podido han emigrado y se ha notado más en los últimos tiempos (…) el piso de mi casa es blanco y parece que he rayado un tizón con un guayo y lo he derramado en él, me imagino los pulmones de nosotros los moenses.»

Por su lado, Olga Nidia Neyra Muñoz puntualizó: «Acá en el reparto Rolo es donde más cogemos ese polvo cargado de mil contaminación. Que no digan que por falta de lluvia. Existen alternativas que pueden mejorar. Estamos a punto de morir no por coronavirus, sino por insuficiencia pulmonar por esta situación.»

La crisis se produce mientras la provincia de Holguín sufre el azote de la epidemia del Covid-19. El pasado sábado, el territorio tenía ocho municipios con casos de contagio confirmados oficialmente y 41 casos de la enfermedad. Moa contaba con un caso positivo.

Las empresas Moa Níquel S.A. Pedro Soto Alba y la Comandante Ernesto Che Guevara, conforman un conglomerado minero-metalúrgico que ubicó a Cuba entre los primeros productores mundiales de níquel.

De acuerdo con el Centro Nacional de Recursos Minerales de Cuba, la Isla tenía alrededor de un tercio de las reservas de níquel conocidas del mundo. El Gobierno cubano suele exportar estos minerales a China, Europa y Canadá, aunque la ausencia de grandes inversiones para modernizarla y mantenerla en explotación durante la última década, ha hecho languidecer la industria.

El níquel es esencial en la producción de acero inoxidable y otras aleaciones resistentes a la corrosión. El cobalto es crucial en la producción de superaleaciones usadas para productos tales como motores de aviones, pero su producción arroja gran cantidad de material altamente dañino al medio ambiente, que provoca desde malformaciones en los niños nonatos hasta asma bronquial, entre otras graves afecciones respiratorias.

No obstante, las estimaciones de ingresos por la exportación del níquel cubano se han movido en los últimos años en el entorno de los 600 millones de dólares anuales, según datos oficiales.

Foto: Trabajos para la contención de la nube de polvo. Camilo Velazco Petittón/Facebook

Publicado en: https://diariodecuba.com/cuba/1586798402_16252.html

Un comentario el “En medio de la pandemia, otro desastre sanitario azota a la población de Moa

  1. Pingback: Moa: una bomba de tiempo en el oriente de Cuba que amenaza con aniquilar el mar Caribe  - Radio Viva 24

Deje su comentario

Seguir por Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
LinkedIn
Share
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: