fbpx

Guarda tu futuro en una bolsa que no dañe al mundo

Jancel Moreno

Las bolsas de plástico o como las conocemos en Cuba, las “jabitas” son el producto estrella de nuestra cultura de usar y tirar, además de que se malgastan grandes cantidades de materiales y energía para fabricar estos productos totalmente efímeros de uno o muy pocos usos.

Las bolsas de plástico se pueden reemplazar fácilmente por recipientes o sistemas ecológicos y duraderos como son las bolsas de plástico más resistentes, bolsas de tela, de papel, cestas y otros.

Su fabricación y distribución genera altos costos y provoca fuertes daños ambientales, por lo que se hace necesaria su pronta disminución o desaparición.

“Cuba eroga anualmente alrededor de 290 millones de dólares en la compra de envases”, había dicho en 2017 la directora de Envases y Embalajes del Ministerio de Industrias, por lo que busca opciones de negocios vinculadas al packaging y a la impresión, así como estimular las industrias locales productoras de envases y embalajes.

Desde ese entonces, el país ha ampliado la producción de bolsas plásticas.

Sin embargo, cuando echamos las bolsas a la basura, estamos contribuyendo a que en los lugares de acopio de la misma estas sean amontonadas y quemadas, pues “el reciclaje de las bolsas es 100 veces más costoso que la producción de nuevas, y lo que hacemos es quemarlas”, afirmó a Guardabosques un operario de la empresa de recogida de desechos Comunales.

jabas2.jpg

Las bolsas plásticas son revendidas en los agromercados a un precio que oscila entre 1 y 2 pesos cubanos. Foto immy Roque Martínez

Estas bolsas se fabrican a partir del petróleo, un recurso no renovable, costoso y cada vez más escaso; además de ser responsable de buena parte de la emisión de gases de efecto invernadero, por lo que en buena medida contribuye al cambio climático.

No obstante, la mayoría de estas jabas acaban en el mar. Se han encontrado bolsas flotando hasta en el Polo Norte.

Pero no tenemos que ir tan lejos para comprobar este hecho lamentable, pues con solo acercarnos al mar o algunos ríos veremos decenas de bolsas de plástico flotando junto a otros residuos, ignorando que tardan entre 150 y 1000 años en descomponerse.

20140122-120917.jpgSu llegada a los medios naturales produce la muerte de animales tanto de vida terrestre como acuáticos. Las tortugas y los delfines, por ejemplo, las confunden con medusas y calamares.

Y es cada vez más frecuente encontrar estas bolsas en el interior de los cadáveres de estos animales; como recientemente fueron encontrados 40kg de plástico en el interior de una ballena, lo que le causó la muerte por intoxicación

Todo lo antes expuesto es solo una pequeña parte de lo que sufre el medio ambiente al continuar usando estas bolsas de plástico. En Cuba hacemos bastante uso de nuestras “jabitas”, pero ¿estamos conscientes de lo nocivo que resulta para nuestro entorno?

bolsas cuba 2.JPG

Las personas compran bolsas plásticas casi a diario. Foto Jancel Moreno.

“Yo antiguamente iba a la tienda y me daban un cartucho de papel. Ahí guardaba lo que iba a buscar y en mi casa lo sacaba y lo guardaba en pozuelos”, nos dice Juana, una vecina de la barriada de Alamar, al este de la capital.

Así mismo Paco (Francisco) nos cuenta que él siempre ha usado su jaba de tela. “Es grande, y además la gente dice que es cara, pero si te pones a sacar la cuenta gastas más comprando jabitas cuando te hace falta, y más ahora que están hasta 2 pesos. Pero es que la mayoría de las veces vas a comprar cualquier cosa y no hay “jabita” para darte, entonces antes de estar como loco buscando o llevarme las cosas en la mano; siempre voy con mi jaba de tela”

Nuestro equipo recorrió las calles de La Habana y en conversación con algunos vendedores de jabas de plástico, pudimos percatarnos del elevado nivel de desconocimiento sobre los efectos que tiene este producto sobre los ecosistemas naturales.

bolsas cuba 1.jpg

Podemos comenzar por sustituir las bolsas plásticas desechables por otras de mayor resistencia y duración. Foto Jancel Moreno.

Se hace necesario comenzar a recuperar costumbres tan importantes como las de adquirir y sustituir las jabas de plástico por nuestras envases más seguros, duraderos y sobre todo respetuosos con el medio del que somos parte.

Varias organizaciones ecologistas en el mundo se suman a la campaña por la disminución y eliminación de las bolsas de plástico. Así también lo necesitamos en Cuba.

bolsas cuba 3.JPG

Foto Jancel Moreno.

Nos sumamos y te invitamos a que contribuyas para desde tu día a día a disminuir la muerte de cientos de animales, detener la contaminación de las aguas, promover el embellecimiento de nuestras ciudades y, por supuesto, lograr un mundo mejor.

Deje su comentario

Seguir por Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
LinkedIn
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: