fbpx

Santa Lucía: crónicas de una muerte encubierta (II parte)

Arliz Plasencia Fernández

GUARDABOSQUES – A nuestra llegada, Santa Lucía no nos sorprende. Ubicado en la occidental provincia de Pinar del Río, se trata del típico asentamiento aislado, con calles y aceras destruidas, comercios en mal estado, tranquilidad en la superficie, pero con la lucha diaria por la sobrevivencia de sus habitantes.

santa-lucia-(44)Uno de los entrevistados, que rondaba los 50 años, tuvo a bien contar a GUARDABOSQUES algunas de sus experiencias con la mina Castellanos en relación a las fuentes de agua, pues la explotación está a apenas unos dos kilómetros del pueblo.

Así supimos que existen dos pozos aledaños a la mina, contaminados con agua salada. No obstante, “la gente se abastece de esos mismos”, nos asegura una de nuestras fuentes. Actualmente funcionan otros dos pozos, uno de ellos en el centro del pueblo, que apenas permite un ciclo de abasto de agua cada 14 o 20 días.

Por su parte, una amable pobladora de 32 años, consideró que “en 5 ó 6 años aquí no va a haber quien viva, por la mina. La carretera esta desbaratada. Ya hay dos pozos contaminados. En las minas han estado hasta 45 días sin agua”.

Llama la atención que, pese a la diferencia de edades entre una y otro poblador, ambos coinciden en ver la mina más como un problema que como una solución.

El proyecto de Castellanos trabaja con una tecnología totalmente húmeda, por lo que consume gran cantidad de líquido que traen de la lejana presa Nombre de Dios. Para ello se construyeron dos conductoras de 16 Km cada una.

emincar-6Otra de las personas entrevistadas consideraba que la mina a cielo abierto es más dañina, aunque no hayan ocurrido accidentes. “Mucha gente ha cogido plomo”, nos dice, y refiere un “levantamiento” realizado tiempo atrás, donde resultó que “todos los que trabajaban en la mina tenían plomo en sangre y en las vías respiratorias”. El entrevistado cuenta a GUARDABOSQUES que muchos se hacen chequeos médicos en el hospital CIMEQ de la capital cubana.

“Lo que pasa es que esa mina se empezó a explotar, pero no se exigía a los trabajadores que usaran los medios de protección y cuando vinieron a darse cuenta, la gente tenía fatigas, fiebre, esto, aquello”.

En ese sentido parece que la situación ha mejorado, dado que “ahora, si no entras con todo el equipamiento, no puedes trabajar”, opina esta fuente.

emincar-9.jpgUn revelador dato obtenido a través de un reciente estudio publicado en diciembre de 2017 (1) por un grupo de prestigiosas instituciones cubanas tales como el CITMA, ECOVIDA y GEOMINSAL, nos alerta respecto a que la explotación del citado yacimiento acontece en momentos en que existía una legislación ambiental incipiente, lo que imposibilitó la evaluación y manejo de impactos para este tipo de proceso industrial. Ello generó, por tanto, toda una serie de impactos ambientales negativos en el territorio.

“En la región no se ejecutaron proyectos de recuperación efectivos para mitigar los impactos de las actividades minero–metalúrgicas. Se realiza un inadecuado manejo de los pasivos mineros derivados de las actividades productivas. Las evaluaciones técnicas realizadas no son integrales, lo que limita el alcance de las medidas de mitigación y monitoreo diseñadas. Los procesos de evaluación de impacto ambiental realizados no complementan la solución de los problemas ambientales de la actividad en la región”.

santa-lucia-(11)Resulta muy favorable que existan investigaciones científicas del tipo de las citadas. Sin embargo, las ciencias en Cuba adolecen de mecanismos para llevar la información a quienes no forman parte de los circuitos académicos.

Buena parte de los contenidos están expresados y desarrollados de un modo que solo atañe y resulta comprensible a los especialistas. Sin embargo, los aspectos que afectan a los protagonistas y/o afectados en las realidades investigadas, deben ser trasladadas al dominio público de manera clara.

Mientras esto no ocurra, en Cuba las poblaciones vulnerables continuarán desinformadas, sin percepción de riesgo, indefensas, e incapaces de enfrentar las problemáticas que les aquejan.

(Parte 2 de 4)

Referencias

  • Damaris Gallardo-Martínez, Noel Bruguera-Amarán et al (2017). “Evaluación geoambiental para la mitigación de los impactos provocados por elementos contaminantes originados por la actividad minera metalúrgica en Santa Lucía, Pinar del Río, Cuba”, ISSN. 2076-281X, ECOVIDA Vol.7 No.2

Deje su comentario

Seguir por Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
LinkedIn
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: