Productores de Sarapiquí visitan fincas con Forestería Análoga


FUNDERCOR

-Gira se realizó en fincas: La Célula y Fila Marucha.
-Participantes compartieron conocimientos sobre biodiversidad, cultivos y bosques análogos.

El pasado 3 y 4 de julio un grupo de productores de Sarapiquí, visitaron las fincas La Célula, ubicada en Puriscal y finca Fila Marucha, ubicada en Londres de Quepos.

El objetivo de la visita fue mostrar a los participantes un ejemplo vivo de un bosque análogo maduro e intercambiar experiencias y conocimientos de buenas prácticas de producción sostenible que se están implementando para la restauración ecológica, el manejo integral del paisaje y aumentar la resiliencia.

Un bosque análogo es un bosque creado por el ser humano, que puede tener diferentes fines, por ejemplo: seguridad alimentaria, producción, paisaje u otros, que permite la restauración ecológica y del paisaje generando profundos impactos positivos en temas ambientales, son bosques creados con objetivos específicos y uno de sus principios es “dejarse guiar por las necesidades del paisaje” (RIFA).

Los participantes son habitantes de las comunidades de La Delia, Chilamate, El Roble y Río Magdalena, y forman parte del grupo de personas que se están capacitando en Forestería Análoga, gracias al proyecto: Promoción de la restauración ecológica y la mejora de los medios de vida mediante sistemas de producción diversificada de Forestería Análoga (FA), en la zona geográfica Maquenque”.

Este proyecto es administrado por la Asociación Costa Rica por Siempre y llevado a cabo por FUNDECOR y la Red Internacional de Forestería Análoga, a través de fondos del I Canje de Deuda por Naturaleza EEUU-CR.

La gira inició en Puerto Viejo de Sarapiquí, se visitó finca La Célula para luego seguir el recorrido hasta la finca Fila Marucha, en Londres de Quepos.

La familia Quirós Bravo fue quien recibió a los participantes, esta familia es propietaria de finca La Célula, que lleva este nombre haciendo referencia justamente a una célula, aunque pequeña, cumple con todas las funciones que debe tener un modelo de Forestería Análoga.

“Los principales objetivos de nuestra finca son: la seguridad alimentaria de la familia y la adaptación del ecosistema al cambio climático. Además, se pueden encontrar árboles y plantas que producen frutos para la familia y para la fauna silvestre”, mencionó Geovanny Quirós, de finca La Célula.

En ambos sitios los participantes pudieron llevar la teoría a la práctica y observaron “en vivo” lo que han aprendido desde inicios de febrero de este año, cuando comenzaron los talleres que está impartiendo un grupo de expertos de FUNDECOR y RIFA en las comunidades.

Los participantes recorrieron las parcelas, escucharon, percibieron aromas, y observaron la importancia y la esencia de un bosque análogo maduro.

“Ese día, igual que todos los días, estuvimos cosechando y secando productos no maderables del bosque como: bambú, guaraná y otros como orégano, menta, cardamomo, canela, nuez moscada”, mencionó Milo Bekins, de finca Fila Marucha y experto internacional en Forestería Análoga.

Milo Bekins y su familia son los creadores de la inigualable finca Fila Marucha, que ha sido galardonada por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) por ser una finca ejemplar en manejo forestal sostenible.

Esta finca desde varios años se convirtió en el Centro de Capacitación de Bosques Análogos para la Red Internacional de Forestería Análoga (RIFA), por ser un ejemplo vivo y excepcional que demuestra la restauración ecológica, del paisaje y ser un medio de vida en ella; también producen especies de plantas medicinales y aceites esenciales.

“Los productores se fueron contentos de la gira, con más conocimientos para seguir su proceso de enseñanza en Forestería Análoga”, señaló Benkins.

“Me gustaría implementar tener árboles que den fruto, que ayuden con el medio ambiente, con el suelo pero que de igual forma ayuden a la manutención de mi familia. Siempre hemos pensado en cómo desarrollarlo, cuando digo pensamos hablo de mi familia, los que vivimos dentro de la finca. El venir, observar y tener una amplia explicación de cómo desarrollarlo me ha abierto un portillo para saber cómo implementarlo. Me pareció interesante que trajeran a una especialista en mercados, porque usualmente el agricultor siembra y no sabe a quién venderle el producto, entonces todo debería ser un complemento. Sarapiquí tiene un alto potencial, en Sarapiquí hay muchos agricultores, tal vez en pequeña escala, pero uniéndose logramos una alta productividad. Podemos lograr un mercado uniendo a los productores”, indicó Ericka Cedeño, productora de Chilamate de Sarapiquí, en dónde ella y su familia actualmente tienen 800 plantas de pimienta.

La actividad contó con la participación y aportes del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de Sarapiquí, actor clave en estos procesos con las familias productoras.

Este proceso de generación y fortalecimiento de capacidades es parte del programa Sarapiquí Resiliente, que FUNDECOR desarrolla en la zona desde 2013 y que tiene por objetivo aumentar la resiliencia en Sarapiquí ante el cambio climático y es parte del trabajo que realiza la organización en el Laboratorio Vivo, la Cordillera Volcánica Central.

Publicado en: https://www.facebook.com/notes/fundecor/productores-de-sarapiqu%C3%AD-visitan-fincas-con-forester%C3%ADa-an%C3%A1loga/1480066735426934/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.