Thimmamma Marrimanu: bosque indio de 19000 metros cuadrados formado por un solo árbol

Raquel Nogueira

¿Imaginas un bosque entero formado por tan solo un árbol? Parece sacado de una historia fantástica o de ciencia ficción, pero no. Es real. Las imágenes de satélite del este de la reserva forestal de Kadiri, en el estado de Andhra Pradesh (India), revelan un enorme bosque de un tamaño mayor que las casas colindantes. Sin embargo, esa enorme masa boscosa que vemos está formada por tan solo un árbol. Sí, sí, un único árbol conocido como Thimmamma Marrimanu.

A tan solo una hora en coche de Bangalore se encuentra esta pequeña joya india que pasa prácticamente inadvertida para los turistas. El Thimmamma Marrimanu se confunde con un denso bosque de más de 19000 metros cuadrados, aunque se trate de tan solo un ejemplar de baniano o higuera de Bengala (ficus benghalensis); eso sí, uno de los más extensos del mundo.

Hoy en día la copa del Thimmamma Marrimanu cubre 19107 metros cuadrados (y sigue creciendo), por lo que figura en el libro Guinness de los Récords como el especimen arbóreo más grande del mundo. Para que te hagas una idea de su inmensidad, los lugareños aseguran que bajo la copa del árbol se pueden llegar a reunir hasta 20000 personas. ¡Casi nada!

El Thimmamma Marrimanu es toda una celebridad en la India, ya que este tipo de árbol tiene gran relevancia en el aspecto religioso de las comunidades del país. Con más de quinientos años de edad (o, al menos, eso es lo que aseguran los lugareños), este ejemplar de higuera de Bengala sorprende a todo el que se lo encuentra en su camino. Eso sí, el mérito de su majestuosidad y frondosidad no es todo de la naturaleza: el lugar sobre el que se asienta es de vital importancia, pero el trabajo que realizan asiduamente los operarios de la zona, que guían sus raíces a través de postes, refuerzan las ramas de mayor peso y garantizan que el agua lo alimente, consigue que crezca a un ritmo de 15 centímetros al año.

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruedecilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y “auto-translate”. Elige “español/Spanish” y ¡listo!

Más de quinientos años de tradición

Los hindúes de la zona consideran que el Thimmamma Marrimanu es toda una leyenda. Dicen que se originó en 1433 a partir de un mástil de una pira funeraria. Cuentan que una mujer llamada Thimmamma se arrojó al mástil después de que muriese su marido. De ese mástil nacería el árbol del que empezarían a surgir raíces hasta llegar a las cuatro mil de hoy en día.

Como ya hemos mencionado, la higuera de Bengala es una especie de gran relevancia religiosa en la India. Es más, está incluso asociada con las divinidades hindúes Brahma (representada por las raíces del árbol), Visnú (representada por el tronco) y Siva (representada por las hojas). Bajo el ramaje del Thimmamma Marrimanu se encuentra escondido un templo muy especial que lleva generaciones protegido por este árbol.

Las gentes de los alrededores atan lazos a las ramas del árbol y colocan figuritas en los huecos de sus raíces como ofrendas a los dioses. Además, han convertido el Thimmamma Marrimanu en un lugar de peregrinación: se dice que las parejas sin hijos que visiten el templo bajo el ramaje de este árbol concebirán en un año. Aunque no hay rosa sin espina y quien se atreva a cortar sus hojas tendrá que enfrentarse con una terrible maldición (cada cual que se imagine en qué podría consistir).

¿Cómo se originó esta obra de arte de la naturaleza?

La mayoría de las especies de árboles crecen desde el suelo, pero a la higuera de Bengala le gusta llevar la contraria. Por eso, crece a la inversa: sus semillas germinan en las grietas de la corteza de otro árbol o de un muro. Sobre este van extendiéndose trenzas de higuera hasta que llegan al suelo. En ese momento se aferran a la tierra con sus raíces-trenzas, se endurece y literalmente se come al árbol o muro sobre el que germinó. Sus ramas se expanden en horizontal sin cesar para repetir la misma operación una y otra vez creando la ilusión óptica de que vemos varios árboles y no solo uno.

Un árbol que se convierte en bosque en un abrir y cerrar de ojos.

Publicado en: https://muhimu.es/medio-ambiente/thimmamma-marrimanu/

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: