El basurero de Tetuán y Calle 4ta


Hamed Oriol Toledo Torres

Me lo dijeron unos amigos. En la esquina de Tetuán y Calle 4ta en el Roble, hay tremendo basurero y vieron tres ratas enormes. En cuanto pude ir constaté la gravedad del asunto y tiré algunas fotos. Fue entonces que me pregunté: ¿cómo hacer un artículo singular sobre uno de los tantos micro-vertederos que abundan en Guanabacoa, sin caer en el típico llover sobre mojado?

Me aventuré, empero, partiendo de una particularidad de este basurero y de una observación reciente realizada a los trabajadores de Comunales. Y es que al frente del dichoso vertedero se halla en ejecución el restablecimiento de un local para convertirlo en un Centro Comercial —como le dicen, un Mercado Ideal—, según me informara la delegada en una de las últimas reuniones.

La idea no me gustó mucho y temí que demoraran en realizarla, pero al parecer se la están tomando en serio.

Mi interrogante es: ¿esperará el Gobierno municipal a que el nuevo Mercado esté instalado para resolver el problema higiénico que tiene enfrente? Y por supuesto, hablo de soluciones contundentes, no de ir, recoger y volver a irse hasta que se llene otra vez. Pues teniendo en cuenta la situación de los roedores allí, si al gobierno le importa poco, al menos la comunidad debe hacer algo por su propio bien, que no sea esperar a que se termine el Mercado.

Por otra parte, el otro día me llamó mucho la atención la actitud de algunos trabajadores de Comunales, directamente relacionada con el estado de este y otros vertederos.

Sucedió en la noche cuando vi que el camión de la basura salía de un basurero dejando varios desechos. “Será que no le cabe más”, me dije. Pero me asombré al notar que se detuvo en el basurero de la otra esquina y los trabajadores empezaron a limpiar.

¿Alguien me puede explicar qué sentido tiene eso, dejar un vertedero sucio y el otro limpio?

A lo mejor Comunales tiene una metodología semejante a la del azar, recogen la basura por suerte. Y si la negligencia de sus empleados fuera general, harto justificado se encontraría la situación del vertedero de la esquina del Roble.

¿Y aun resolviendo estas indisciplinas, se resolvería el grave problema de la basura?

Tal vez haya que hablar con uno de esos trabajadores para que nos relate la cantidad de basura que recoge a diario, y que nos revelé si Salud Pública tiene pensado algún otro método para resolverlo. La respuesta será negativa. Y así se cierra el círculo vicioso, en el que se recoge todo bajo presión y muy pronto se vuelve a ensuciar, para tener que recogerlo después bajo la misma presión.

Es una lástima que la pomposa Tarea Vida no se preocupe de los problemas considerables. Es decir, considerablemente grandes —como la devastadora minería en Moa o la contaminante ronera de Santa Cruz, importantes sin embargo para la economía que no existe en nuestros bolsillos— y considerablemente “pequeños” —como la situación de este y tantos vertederos callejeros.

Pues, si acaso alguien aún lo duda, un basurero es un problema medioambiental que afecta al entorno y a nuestra salud. Hay más de una solución a parte del cotidiano echar-recoger.

Mientras se escatime en la educación ambiental de las personas seguirán existiendo estos problemas. Y aun más, mientras que a nadie le importe lo suficiente, sea el Estado o sea el vecino, los vertederos —como el de la esquina de Tetuán y Calle 4ta— seguirán ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.